Hacia Una Inteligencia Colectiva

Tiempo de lectura: 2 minutos

La cibercultura es una manifestación humana reciente en la extensa necesidad de liberar las afecciones estéticas, es importante relocalizar la noción de lo virtual en la que esto ya no es solo un concepto ajeno a nuestra percepción sino que es entendido como un elemento oscilante entre recepción e interacción. En este sentido los dispositivos electrónicos son potenciales objetos artísticos interactivos (OADI) transformando el tiempo y el espacio en una dinámica en el que el rol del autor se descentraliza.

Esto nos hace asimilar en cierto sentido el mundo virtual como una realidad digital, una realidad donde se tiene la posibilidad de ser libre, una realidad que atrae por su espectacularidad, esa que da la posibilidad de “Estar” ubicuo, en que las variables electrónicas se transforman dando sentido a realidades alternas, unidas a una intersubjetividad que se intercambia a voluntad con infinitud de posibilidades.

Un aspecto de importante de la cibercultura es el concepto de reversibilidad, esto abre campo a ideas en la aplicabilidad de lo moral, y va cerrando la brecha entre la realidad y la informática. Más aún, cuando se mezcla un elemento de la realidad con lo abstracto, hay que pensar en una psiquis de la moral informática.

Las producciones digitales extienden un escenario ideal para los juegos del lenguaje en donde el usuario adapta sus necesidades y afecciones. La historia da cuenta de esta predisposición a lo múltiple, a expresar y percibir el mundo con diferentes lenguajes y para esto el medio informático es especialista.

El paradigma de Internet es la prueba de ese movimiento humano de lo análogo a lo digital, en la que el arte colaborativo que se desarrolla en la WWW no significa la supresión de lo subjetivo, no implica despersonalización, sino que representa la simultaneidad creativa que torna inestable los absolutos, la inteligencia colectiva expande la noción de “obra abierta” y se dilata la pregunta de creador productor espectador.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.