El cero para filosofar

Tiempo de lectura: 2 minutos

Es curioso como el hombre durante la historia ha generado varios significados o definiciones del concepto “filosofía”, interpretándolo con una percepción vaga y/o confusa en ocasiones, dejándose llenar de las opiniones y limitaciones que ofrece las distintas sociedades. Pero ¿por que seguir con estos conceptos tan vanos? ¿Por que demarcar nuestro conocimiento? Lyotard (1989) “la filosofía esta ausente de sus preocupaciones, de sus estudios, de sus vida”.

Es primordial entender que la filosofía es aquel vació necesario de quien desea lo deseado, por ende el cero para filosofía es la base para filosofar, pero ¿para que filosofar? Partiendo del cero, el cual representa el vació en la existencia, que necesita y esta en constante búsqueda en el devenir del hombre, siendo inalcanzable su totalidad, generando una tensión, impulsa-dora del cero a una ambigüedad entre la distancia y el vínculo de su totalidad sin jamás conseguirla y así no permitir perder su objetivo -constante búsqueda-.

Por ejemplo, él niño, primero aprende a caminar pero no le es suficiente, entonces con el tiempo aprende a hablar, y quiere algo mas, luego se hace preguntas constantemente, buscando esa trascendencia. Encalcando estos hechos, vemos la constante ambición del niño, que nunca obtiene lo necesario y desea cada vez con una mayor insistencia pero nunca alcanzándola.

En este primer ensayo, el objetivo es entender la relación, el puente, entre el desear y el filosofar, para esto podríamos ver la sabiduría como la presencia de una ausencia y el filosofar como la búsqueda de está, aquí vemos como el deseo es la parte intermedia que los mantiene juntos pero no las mezcla. Se entiende que el filosofar es como amar la sabiduría, es un desear que lo mantiene el deseo.

Habría que pensar por que Lyotard se refiere al deseo y a la filosofía como algo en común, vemos su forma y no su contenido como tal, pues la filosofía será un objeto deseable, que si no se tuviera no se podría desear y si no se tiene no se desearía por entonces no hay conocimiento de el (podremos conocer esto como contradicción simétrica).

Tomamos como referencia el dialogo el banquete, para enfocar el tema específico, ¿porque desear?, detallando el dialogo entre Alcibiades y Sócrates, de como Alcibiades busca la sabiduría como un objeto alcanzable y contradictoria-mente Sócrates ve la sabiduría como una constante búsqueda ilimitada. Lyotard (1989) “Filosofamos porque queremos, porque nos apetece” con esto el autor, no nos quiere decir (como se dice vulgarmente “porque se nos da la gana”) si no que lo hacemos porque lo estamos buscando, porque lo necesitamos, porque lo amamos.

El arte de filosofar se basa en escuchar la ausencia y permanecer junto a ella.

BIBLIOGRAFIA

¿Por qué filosofar?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.